domingo, 20 de febrero de 2011

ulises,justicia

ULISES
El signo de lo hispano: Ulises

Nacemos bajo los auspicios de comadronas y ginecólogos algunos controladores de natalidad,
menos mal que a muchos no los vendieron y sus padres pudieron disfrutar, con mucha preocupación, de sus hazañas; fueron trescientos mil.
Después, caímos en manos de los educadores del Régimen y controlaron nuestra educación bajo los lemas del Nacional-Catolicismo, y tuvimos suerte de librarnos del rapto, del hospicio, de la pederastia eclesiástica o no y del Auxilio Social; fueron doce mil.
Pero se sufrió para superar educación tan decadente y cruel.
Más tarde, los controladores de la Paz nos obligaron a manejar las pistolas que tanto daño hicieron a las familias con las tragedias que ocasionaron; algunos se libraron de las cunetas, aunque los Objetores de conciencia fueron a parar a la cárcel; los que cayeron también fueron centenares de miles.
—Mi esposa dice que, dada su presumible ideología política y religiosa, quizás prefirieran seguir junto a sus compañeros muertos en las cunetas por los ideales compartidos, y que nosotros deberíamos de respetar esas cunetas elevándolas a la categoría de monumento a la humanidad y llenarlas para siempre de flores y jardines en su recuerdo—.
A renglón seguido ingresamos en el sufrido gremio de los asalariados y los controladores financieros que, con sus préstamos e hipotecas, manejaron los salarios y nos pusieron a trabajar para ellos; ahora somos millones.
Pasadas unas décadas nos jubilamos y los controladores de la jubilación con sus fondos de inversión ,puede leerse por ejemplo Forum Filatélico, rapiñaron nuestros ahorros cuando ya somos nadie y no hay posibilidad de recuperar con más trabajo lo perdido; también se cuentan por centenares de miles.
Y cuando comenzamos a disfrutar de decir lo que nos da la gana y sin miedo, se nos ocurre gritar como el cíclope herido y ciego de Ulises:
«¡Nadie¡, ¡el responsable de los quebrantos fue Nadie¡» y, como al cíclope, no nos hacen ningún caso y, como Ulises, los financieros repletos de plata escaparon con la argucia de la Justicia también herida y ciega como el cíclope.
Ahora, cuando hemos conseguido reahorrar unos euros para disfrutar unos días, vienen los controladores del trasporte, cierran el espacio aéreo y nos encierran en las cuadras del aeropuerto con la intención de desprestigiar a un país en aras de no sé qué derecho, o aún peor, para ganar unas elecciones y controlar un país con neoliberalismo fracasado y trasnochado. Parece que irán a la cárcel y devolverán con su patrimonio lo desbastado y esquilmado.
Ya veremos, porque si nos fijamos en los controladores de más enjundia que han perjudicado mucho más y durante toda la vida como los de la paz, los financieros, los de la educación y sexo etc. que hoy ocupan grades palacios o disfrutan de los paraísos fiscales por causa del grito: ¡Fue Nadie¡, resulta que son muchos “Nadie” de Ulises los que gritamos al cabo de nuestra vidas para que los controladores de Todo escapen de la Justicia.
Los del transporte, por decir algo, podrían transitar este conocido y trillado camino.
Dinero tienen.
El control es del Pueblo y lo delega en su Parlamento y Gobierno y, como se ve, están agobiados de trabajo para llevar a las cárceles a los controladores en los que no se ha delegado potestad alguna y, aún insatisfechos, quieren más y de mejor calidad.
Como dicen los del fútbol: «¡A por ellos¡».
Pero ojo, curemos antes la ceguera del cíclope y nunca jamás en el Año Nuevo que estrenamos gritemos: «!Fue Nadie¡», para que nuestros Controladores no puedan escapar de la sanada Justicia del buen ogro que nosotros somos. Sea Paz.

Rafael Ruiz

martes, 15 de febrero de 2011

Podada, cada vez más simple

Los parámetros de lo que el éxito significa están siendo redefinidos a medida que nos adentramos en el siglo XXI. Cada vez más y más gente comienza a entender que éxito no es lograr lo que uno desea, sino poder disfrutar de los logros.
La velocidad y el consumismo están tímidamente comenzando a pasar de moda.
En diferentes lugares del mundo se esta reemplazando la “fast food”, por el estilo “slow food”, dejar la comida chatarra por una opción relajada y saludable.

Ya no es necesario mirarte al espejo para saber que te sientes exhausto y abrumado, ni para preguntarte si esta vida frenética vale la pena, quieres bajarte del tren bala pero el vértigo te paraliza.
Quieres salir del laberinto, pero no encuentras el hilo de Ariadna.

El camino hacia la sencillez puede parecer complejo y hasta utópico.
Analicémoslo. Hagámoslo más…bueno, si más simple.
Con suficiente basta…

¿Cuándo tenemos lo suficiente?

El diccionario define así la palabra Suficiente:
“Bastante, adecuado para cubrir lo que se necesita.
Apto, calificación equivalente al aprobado”
A cada uno de nosotros le corresponde decidir que es necesario, apto y aprobado.
Saber lo suficiente….

Dedicamos cantidad de horas y mucho dinero al intento de “llegar”.
Viajamos a la India, compramos libros de autoayuda, acudimos en manada a las conferencias del gurú de moda y cambiamos de terapeuta porque no estamos avanzando.
Pero ¿Cuando se deja de buscar y de aprender? ¿Cuando se comienza a poner en practica lo que se sabe?
Quizás baste con solamente aprender a escuchar esa voz interior e intentar hacer lo correcto.

Amar lo suficiente…
¿Por cuanto tiempo prolongaremos esa hipnótica danza de culparnos mutuamente y cambiar de pareja en busca del alma gemela? La realidad es que los príncipes azules destiñen y las princesas emigraron al País de Nunca Jamás.
La euforia de estar enamorado no perdura, mientras que una forma de amor más sólida y madura puede construirse artesanalmente con honestidad… si no huimos antes de tiempo.
Tener lo suficiente…

Si no es comestible, útil o estético, lo más probable es que no lo necesites.
Y si no lo has leído o usado en los últimos doce meses, decididamente no te hace falta.
Tal vez haya llegado la hora de reflexionar sobre el antiguo dicho: “Menos es más.”

Trabajar los suficiente…

Hablamos de “ganarse la vida”, pero al terminar el día exhaustos, no estamos más vivos que al principio.
Así que en realidad lo que hacemos es ganarnos la muerte.

Ponemos al día la tarjeta de crédito para poder salir de vacaciones y endeudarse otra vez más…

El dinero es servicio, obtenemos lo que necesitamos para vivir, disfrutar y lo hacemos circular…
A nosotros nos corresponde decidir cuando es suficiente.
Hacer lo suficiente…

Tal vez sea hora de aminorar la marcha, aprender a decir NO, hacer menos de lo que no nos gusta y más de lo que disfrutamos.
La marcha constante nos impide mirar de frente lo que sentimos.
¿Es conveniente cambiar el “SER Humano” por el “Hacer Humano”?
¿Cual es el costo?
Equilibrar lo suficiente.

La palabra equilibrio se usa cada vez más cuando te esfuerzas por reducir el estrés y aumentar la satisfacción personal.
Una persona no es un pastel que pueda dividirse en porciones iguales, pero para todo hay un tiempo, si tomamos conciencia de ello.

Buscar lo suficiente no significa caer en la irresponsabilidad laboral, la pobreza y el egoísmo autocomplaciente, sino simplemente darse el tiempo y el espacio para redescubrir quien se es en realidad, que nos nutre y que drena nuestra energía.
Y así , al apagar la luz todas las noches, poder decir: “Todo esta bien.”

“¿Qué es lo que realmente necesito? Y allá iban más y más cosas.
Cada vez más simple. Podada, reducida a su mínima expresión, la casa cobró vida.
” Sue Bender, Plain and Simple.

jueves, 10 de febrero de 2011

todos unidos haremos fuerza

VAMOS A PASAR DEL CABREO A LOS HECHOS.

APAGÓN GENERAL DÍA 15 DE FEBRERO 2011

El DÍA 15 DE FEBRERO DÍA DEL CONSUMIDOR,
apagón general de electricidad en los hogares españoles a las 22 horas en señal de protesta por la subida abusiva que ENDESA, IBERDROLA y FENOSA han llevado a cabo en sus tarifas eléctricas.
La única forma que tenemos de luchar los consumidores contra estas practicas abusivas, es con medidas como esta por eso os convocamos a seguir esta iniciativa
Que comenzara a las
22 horas
y durara 5 minutos.
CON SOLO 5 MINUTOS HAREMOS UN HUECO EN SUS ARCAS, QUE SE ACORDARÁN DE TODOS A LOS QUE ESTÁN ROBANDO.!!!

para explotar

Me van ustedes a disculpar -o no-, pero la culpa no la tiene el niño, ni sus padres.
Alguien debería romper una lanza por esa familia; así que aquí me tienen, rompiéndola.
En el asunto del profesor del instituto de La Línea que mentó el jamón en clase, ofendiendo la sensibilidad islámica de un alumno musulmán de trece años, los culpables son otros.
Después de todo, el padre que puso una denuncia en comisaría, tras calificar de maltrato escolar el hecho de que se pronunciasen las impuras palabras jamón y cerdo en clase, no hacía otra cosa que demostrar que sabe muy bien dónde está.
Que nos ha tomado el pulso.
Los hipócritas somos nosotros, ciudadanos socialmente correctos y de limpia conciencia, que después de llenarnos la boca tragándolo todo hasta el fondo porque no vayan a decir que somos intransigentes, xenófobos y fachas, y por el resto del qué dirán, de pronto nos ponemos estrechos y tiquismiquis diciendo que no, oiga.
Por Dios. Ahora, la puntita nada más.

Esto es España,
oigan,Donde, como dice mi compadre Carlos Herrera, no cabe un tonto más, pues nos caeríamos al agua.
Cuando la familia del niño musulmán ofendido por el jamón dirigió sus pasos a la comisaría más próxima, de ingenua tenía lo justo.
La movía la certeza absoluta de que, por descabellada que fuese su denuncia, tenía ciertas posibilidades de prosperar, Y no puedo menos que darle la razón. Conociendo el patio.

El maestro, en primer lugar.
Menos mal que anduvo prudente y achantó la mojarra.
Con la hiperprotección que en España dispensamos a los pequeños cabroncetes, que un niño se levante en clase y le quite la palabra al profesor que está hablando de Geografía y de climas adecuados para la cura del cochino, a fin de exigirle que no ofenda su sensibilidad religiosa, nos parece a muchos lo más natural del mundo.
O semos tolerantes, o no lo semos. Respeto a la multiculturalidad, se llama eso. Y si al maestro se le ocurre levantar la voz para decirle al zagal que cierre el pico, o agarrarlo por el pescuezo si se pone flamenco y sacarlo al pasillo, calculen el desparrame. Docente fascista, violencia escolar, xenofobia en las aulas, tertulias de radio y televisión, Internet a tope. Se le cae el pelo, al profe. Niño y encima musulmán, casi nada.
Si además llega a ser niña y con pañuelo en la cabeza, abre telediarios.

En cuanto a la policía,
imaginen que son el cabo Ramírez, o como se llame, que está echándose un cigarrito en la puerta, y en ésas llega el padre de la criatura y dice que a su hijo le han mentado el jalufo en clase, y que es intolerable.
Entonces usted, Ramírez, considera dos opciones.
La primera que se le ocurre es mandar al padre y al hijo a tomar por saco; pero, lo mismo que el maestro, sabe perfectamente en qué país imbécil se juega los cuartos. También sabe que, si no se pone a disposición de cualquier fanático oportunista, tramitando tal clase de denuncias, puede ponerse a remojo: xenofobia policial, abuso de autoridad, prevaricación, nocturnidad -son las siete de la tarde- y alevosía. Titulares de prensa, y María Antonia Iglesias, descompuesta de belfo, llamándolo fascista y mala persona en la telemierda.
Así que opta por la segunda opción, y tramita.
Cayéndosele la cara de vergüenza, pero resignado con su puto oficio y su puta España, va al día siguiente a tomarle declaración al maestro. Y que salga el sol por Antequera.

Ahora, el juez, fiscal o lo que sea.
Afortunadamente estaba de guardia uno normal, de los que no buscan salir en los periódicos. Y decidió, con sano criterio, hacer lo que no pudo el cabo Ramírez: mandar al demandante a tomar por saco, como la Justicia hace esas cosas: archivando la denuncia. Mi pregunta es qué habría ocurrido si en vez de tocarle al fiscal Fulano le hubiese caído al fiscal Mengano: uno de los que tocan otro registro y se la cogen con papel de fumar, por si acaso.
De los que, en una discusión de tráfico, una conductora llama cabrón a un conductor, éste responde zorra, y empapelan al conductor por conducta machista.
Dirán ustedes que es imposible.
Que la denuncia del jamón no podía prosperar jamás. Vale. Piénsenlo despacio.
Esto es España, recuerden. Paraíso de demagogos y cantamañanas, donde prospera todo disparate. Ahora díganme otra vez que la denuncia nunca iría adelante, por lo menos en fase de diligencias. Díganlo mirándome a los ojos.

Así que, en mi opinión,
el digno musulmán hizo perfectamente. No arriesgaba nada. Y si cuela, cuela.
Con suerte, incluso habría sacado una pasta para pagarse el viaje a La Meca con la familia.
En todo caso, lo seguro es que en la comunidad islámica de su pueblo deben de tenerlo ahora por un hombre santo, honesto mahometano.
Todo un tipazo. De estar en su chilaba, yo también lo habría hecho.

sábado, 5 de febrero de 2011

escondete

Escóndete amor......
entre los dobleces de mi blusa,
que nadie sospeche que te llevo conmigo

Que mi mirada no te delate
cuando se vuelve dulce,
o camuflaje una làgrima insegura.

Escóndete profundo
en alguna parte del corazón.
Recuèrdame en los latidos,
que debo cuidarte.

Eres lo único valioso
que el pasado, no pudo destruir

Acaricia mis labios en las noches oscuras;
que yo sepa que aún estàs aquí,
que no te quieres ir.

Anticipa mi paso cuando camine;
conviértete en linterna, iluminándolo.

Y aún , cuando el tiempo devore
toda sombra de presencia
haz que mi corazón lata fuerte
recordándome
que todavìa existes.....

Abrázame......
y quédate conmigo siempre